viernes, 22 de mayo de 2020

Duelo traumático

Desde mediados de los años 90 se ha abordo de los comportamientos que resultan problemáticos en la funcionalidad de las personas que han pasado a través de pérdidas afectivas, y se ha tratado de establecer de manera específica la diferencia que tienen con los problemas de ansiedad o depresión (Prigerson et al., 1999), estudiados de diferentes formas y otorgándoles diversos nombres como:

1. trastorno de duelo prolongado (Prigerson et al., 2009).
2. trastorno complejo persistente por pérdidas afectivas (DSm-5, 2013).
3. duelo patológico (horowitz, Bonanno y holen, 1993).
4. duelo traumático (Prigerson et al., 1997).

Duelo traumático.

Al comparar estas cuatro categorías el duelo traumático resulta ser la que recurre en menor medida a una visión patológica de la conducta. Prigerson et al. (1996) definen el duelo traumático como “síntomas de separación y estrés traumático (p.e., anhelar intensamente a quien no está, buscar a quien ha muerto, presentar pensamiento intrusos, y estar estupefacto ante la muerte) que están asociados con difusión permanente” (p.1484).

La definición del duelo traumático busca identificar los comportamientos que presentan las personas que les han llevado experimentar la pérdida como traumática, no como una patología o un trastorno, sino como una serie de conductas que se dan tras un evento que les cambió la vida de manera importante y generalizada.

Implica la descripción de formas de conducta que se dan específicamente por la pérdida afectiva y no por otros aspectos.

Para el diagnóstico de duelo traumático el criterio de tiempo no resulta crítico para determinar si la persona presenta o no esta problemática.

Al respecto, Jacobs, mazure, y Prigerson (2000) mencionan que, dadas las características del duelo, el tiempo no es fundamental para su identificación, sino el efecto que ha tenido la pérdida en la persona, siendo sus características principales:

(a) La preocupación excesiva acerca de la persona que se ha ido.

(b) Las reacciones marcadas y persistentes en respuesta a la pérdida (comportamientos autolesivos, dificultades para imaginarse una vida placentera, frecuentes esfuerzos por evitar cosas que recuerden la pérdida, sentir que una parte de ellos ha muerto, entre otros) (Prigerson et al, 1999).


Muñoz-Martínez, a. m. (2018). An intervention of traumatic grief using functional analytic psychotherapy: a clinical case/Intervención en un caso clínico de duelo traumático a través de la psicoterapia analítica funcional. Revista argentina de clínica psicológica, 27(i), 91.

jueves, 21 de mayo de 2020

DUELO TRAUMÁTICO A TRAVÉS DE LA PSICOTERAPIA ANALÍTICA FUNCIONAL

Dado que la evaluación de confiabilidad de los criterios para el diagnóstico de duelo traumático, en términos de su sensibilidad y precisión, aún se encuentran bajo análisis (Prigerson et al, 1999), los sistemas diagnósticos no han aceptado que se trate esta problemática de manera diferente a los problemas del estado de ánimo (Wakefield y Schmitz, 2013).

Debido a las dificultades en el sistema diagnóstico, desde la psicología se ha mencionado la importancia de aproximarse a estas problemáticas más allá de la morfología de los comportamientos.

Específicamente, la perspectiva conductual ha abordado las dificultades relacionadas con las pérdidas teniendo en cuenta tanto el comportamiento que se presenta como los factores contextuales con los que interactúa el individuo, que, de acuerdo con sus postulados, son los que mantienen la problemática (Delprato y midgley, 1992).

La psicología clínica conductual busca que las intervenciones se establezcan con base en la función que tienen las conductas problemáticas, determinadas a partir de la relación que tienen con el ambiente actual y la historia de aprendizaje y no con entidades mentales (Follette, Naugle y Linerooth, 2000).

 

Muñoz-Martínez, a. m. (2018). An intervention of traumatic grief using functional analytic psychotherapy: a clinical case/Intervención en un caso clínico de duelo traumático a través de la psicoterapia analítica funcional. Revista argentina de clínica psicológica, 27(i), 91.


domingo, 17 de mayo de 2020

Efecto placebo y sistema inmunitario


Foto de Gabrielle Henderson en Unsplash

El efecto placebo es un fenómeno que implica cambios biológicos en el organismo, que tienen su origen en interacciones de carácter psicológico que actúan en el sentido de una restauración, mantenimiento o mejoría de la salud, y que el mismo puede producirse de forma independiente o complementaria a la administración de tratamientos biomédicos activos o inactivos.

Nuestro conocimiento inmunológico no es suficiente para explicarnos por qué estímulos inmunológicamente neutros pero emocionalmente intensos, son capaces de producir reacciones alérgicas; por qué pueden hacerse desaparecer las verrugas bajo hipnosis; por qué el ambiente social puede determinar la respuesta individual a enfermedades infecciosas; por qué virus latentes dan lugar a enfermedades manifiestas bajo circunstancias estresoras para el organismo infectado; o por qué al ser expuestos a los mismos agentes infecciosos sólo enferman algunos individuos.

Desde el momento en que el estado psicológico de un individuo puede influir el curso de enfermedades relacionadas con el sistema inmunitario -tales como infecciones, enfermedades autoinmunes y ciertos tipos de cáncer-, la investigación de los vínculos entre el psiquismo y la inmunidad adquiere tres importantes implicaciones -clínicas: posibilidad de que los tratamientos psicológicos puedan usarse como terapéuticas de apoyo para suprimir la respuesta inmunológica tanto en enfermedades amenazadoras para la vida como en trastornos menos graves; posibilidad de que tales tratamientos puedan usarse, igualmente, para mejorar el sistema inmune, en particular, en grupos vulnerables, y, finalmente, clarificación de la importancia de la protección que es capaz de proporcionar un enfoque positivo de la existencia.

 

Bayés, R., & Borrás, F. X. (1993). Aportaciones de la psicología experimental al análisis del efecto placebo. Revista latinoamericana de psicología, 25(3), 345-363.


jueves, 14 de mayo de 2020

Comportamiento en situaciones de emergencia



El comportamiento humano, tanto en situaciones de emergencia como de cualquier otro tipo, constituye una experiencia biográfica contextual.

Tanto las dimensiones biográficas como el contexto, influenciadas por la historia de la persona, pueden suministrar a ésta, recursos o barreras, elementos de protección o elementos de riesgo.

Cualquier persona, durante toda su vida tiene su biografía “activada”, es decir los niveles de respuesta que conforman la biografía.

Así, cuando decimos que la persona se comporta de una determinada manera en una determinada situación, hablamos de que ante esa situación reacciona de manera perceptivo-cognitivo-emotivo-biológico-conductual; es decir: actúa.

Como vemos los diferentes niveles de respuesta se pueden influir provocando más daño, sufrimiento, confusión o malestar en la biografía de la persona, nuestro papel, como agentes de ayuda, es influir positivamente en uno o más de los niveles de respuesta, provocando un alivio integral de la persona.

martes, 21 de abril de 2020

Potencial de desarrollo



La escuela está dando diferentes y no  articuladas  respuestas  a las  grandes  y  cruciales  preguntas  a  las  que  sí  responden articuladamente  las  narrativas  del  pasado:

          - ¿qué es el mundo?
          - ¿qué‚ es la humanidad?
          - ¿quién soy yo?
          - ¿cuáles son las herramientas del pensamiento?
          - ¿cómo me integro yo en el mundo o, mejor, cómo se articula mi historia personal con la historia de mi comunidad y del conjunto de la humanidad?

Las respuestas a estas preguntas determinarán una orientación general de la vida humana que constituye un efectivo potencial de desarrollo. 

martes, 14 de abril de 2020

Pensamiento


A la cuestión de que es el pensamiento se ha respondido generalmente con la descripción de los mecanismos que se desencadenan cuando se piensa.

Luria destaca como sistemáticamente se han venido enfrentando los conceptos de cerebro y pensamiento. Afirmándose, tanto desde un punto de vista filosófico como psicológico e incluso neurológico, que éste es irreductible a procesos materiales.

El acercamiento más acertado sería intentar un análisis del pensamiento como una forma de actividad.

domingo, 5 de abril de 2020

Psicoterapia en línea

Terapia ¿cuál, qué, cómo y cuándo?:

La tecnología permite acceder a terapia psicológica a través de chats, correos electrónicos o video conferencia. No requiere grandes conocimientos tecnológicos.

Esta modalidad está dirigida a Hispanoparlantes, que prefieren una terapia en su lengua materna (español), sin importar donde se encuentren.

Es para personas con deseos de conversar con alguien capaz de entender su cultura, valores y forma de ver el mundo.

Para quienes, por diferentes razones, no puedan salir de casa.

Personas con horarios laborales complejos o poco habitual.

Personas inmovilizadas debido a una incapacidad física, permanente o transitoria, que necesitan una terapia en el aquí y ahora, y no depender de alguien que los traslade a un consultorio psicológico.

Personas que sufran de determinados miedos que les imposibilitan el moverse de manera independiente y autónoma.

Sencillamente, aquellas personas que prefieren la flexibilidad que ofrece este tipo de servicio online.

Atención previa cita.

Puedes pedir tu cita llamando al siguiente teléfono:
5529439433.

Formas de pago

Después de concertar tu cita puedes realizar tu pago haciendo click en el botón de pago.
El pago de los servicios deberá realizarse al menos un día antes, de la siguiente sesión programada.

Si usted tiene alguna duda sobre el pago de mis servicios, contáctese con confianza.
Pague su sesión de terapia psicológica usando el botón de PAGO


Se aceptan tarjetas de débito y crédito.

                                                               Pagar

lunes, 30 de marzo de 2020

Agresividad infantil


La agresividad infantil se ha definido en términos de la conducta manifiesta del niño que implica destrucción, daño físico a otros, a él mismo, o a propiedades. Entraña agresión física, amenazas verbales de agresión, arrebatos explosivos de destrucción de propiedad y auto-daño en el contexto de frustración o estimulación aversiva.

Un factor de riesgo importante, responsable del desarrollo de la agresividad en los hijos, es el manejo ineficaz de su comportamiento, caracterizado por esfuerzos fallidos, inconsistentes y erráticos para disciplinarlos.

El hecho de que los padres contribuyan de diversas formas a la agresividad de sus hijos ha sugerido la necesidad de diseñar intervenciones, tanto preventivas como terapéuticas, dirigidas a los padres o cuidadores principales mediante la modificación de sus prácticas disciplinarias. Por lo tanto, la prevención y el tratamiento de la agresividad infantil se han beneficiado también de la investigación sobre técnicas conductuales diseñadas para alterar las transacciones padres-hijo en el hogar.

Fajardo-Vargas, V., & Hernández-Guzmán, L. (2008). Tratamiento cognitivo-conductual de la conducta agresiva infantil. Revista mexicana de análisis de la conducta34(2), 371-389.